Logopeda Mariana Castro Buadas

Lic. Mariana Castro Buadas Logopeda
Especializada en Neurorehabilitación

Colegiada 251

Visitas:


24 de Mayo, 2015

Rol del logopeda ante un ictus

 Rol del logopeda ante un ictus
   

    Ante la situación actual en España con respecto a los profesionales logopedas encuentro oportuno inaugurar mi blog con lo que será desde mi propia visión un argumento sobre nuestra hermosa profesión. Pienso que por desconocimiento o falta de difusión o bien porque hasta la fecha no se ha dado al rol del logopeda toda la importancia que tiene a nivel sanitario, tanto como se le ha dado en otras áreas por las cuales se conoce mucho más esta profesión.

    Para empezar y como dicen en broma muchas veces, quisiera mencionar que nosotros no somos “los de los pies”, y no sólo somos “los profesionales del discurso del rey". Detrás del profesional logopeda hay un abanico de áreas de incumbencia que a veces cuando hablo con la gente y comento a qué me dedico, puedo afirmar que muchos se sorprenden.

    Desde hace un tiempo en las redes sociales se está leyendo mucho sobre la necesidad de incorporar más logopedas en los hospitales públicos, y he decidido empezar con una descripción de una de las razones que fundamentan esta petición a la que me sumo y en la que creo profundamente.

    Para empezar hablaré sobre las enfermedades cerebrovasculares (ECV), las cuales son más comúnmente conocidas bajo el termino “ictus”. Dicho término proviene del latín, y su significado es “golpe”, se le llama así a estas alteraciones encefálicas devenidas de un trastorno vascular, el cual tiene una aparición aguda y violenta, también existen otros términos tales como “accidente cerebro vascular” (A.C.V), “ataque cerebral” o el uso del vocablo en inglés “stroke” pero estas expresiones cada vez se usan menos.

    Podemos decir que el ictus es un asunto de salud pública, ya que en países desarrollados es una de las primeras causas de muerte, (junto con el cáncer y la enfermedad cardiovascular). Y no menos importante podemos afirmar que el ictus se considera la primera causa de discapacidad permanente en edad adulta ya que gran parte de las personas que sobreviven mantienen secuelas que les limitan con respecto a sus actividades de la vida diaria.

    En España el ictus es la segunda causa de muerte en la población general y la primera causa de muerte en la mujer, como así también la primera causa de discapacidad, por lo tanto podemos afirmar que la clave del éxito consiste en la velocidad con que se detectan los síntomas iniciales del ictus y se contacta con los sistemas de emergencias para comenzar a actuar con la mayor rapidez posible acortando así el tiempo entre el inicio de un ictus hasta que se toman las medidas adecuadas; Por esta razón es tan importante la prevención e información a los ciudadanos sobre los factores de riesgo y los síntomas de alarma, y los pasos a seguir en relación al tratamiento posterior para garantizar la máxima recuperación posible.

    Es necesario informar sobre las principales secuelas y complicaciones más comunes tras un ictus: parálisis, desequilibrio, trastorno del habla/lenguaje, disfagia, trastornos visuales, déficit cognitivos, alteraciones emocionales, fatiga física y psíquica, crisis epilépticas y dolor, etc.

    El rol del logopeda es de gran importancia desde la fase aguda del ictus, para realizar así el correspondiente diagnóstico y tratamiento de las habilidades comunicativas alteradas, parálisis del complejo orofacial, y disfagia (dificultad para deglutir/tragar) Su pronóstico dependerá en gran medida de la velocidad con la que se inicia una rehabilitación/ re-educación de dichas alteraciones, por lo tanto podemos afirmar que el tiempo es crítico, ya que la ventana terapéutica puede ser muy estrecha. Por esto fundamento la importancia del rol del logopeda en los hospitales al recibir pacientes con ictus con el fin de evaluar y decidir el tratamiento en el menor plazo posible desde la llegada del paciente.

    Respecto al patrón de recuperación funcional en el tiempo, se puede decir que se completa en el 95% de los pacientes a las 13 semanas y varía con la gravedad inicial del ictus. La función más alta en AVD se alcanza en un promedio de 2 meses (8,5 semanas) en pacientes con ictus inicialmente leves, dentro de los 3 meses (13 semanas) en pacientes con ictus moderados, a los 4 meses (17 semanas) en pacientes con ictus graves y a desde los 5 meses (20 semanas) en los ictus muy graves. Incluso en pacientes con ictus graves y muy graves el tratamiento en si puede durar hasta un período que va entre los 3 y 5 años.

    Por lo tanto a partir de esta publicación en mi blog, resumo haciendo hincapié en el valor de la acción del logopeda desde la etapa más aguda de los pacientes que sufrieron un ictus y el aumento de la cantidad de logopedas en los hospitales tanto públicos como privados ya que son los responsables de la primera atención de estos pacientes y su consiguiente seguimiento y recomendación terapéutica a seguir para lograr la mayor recuperación posible de las funciones alteradas como secuela de un ictus.

    Os invito a participar activamente de este movimiento de difusión sobre nuestro rol en cada una de las áreas, Podéis realizar cualquier consulta, critica constructiva o sugerencia en los comentarios, Gracias.




Autor: Mariana Castro Buadas
Categoría: Rol del Logopeda
Etiquetas:

Comentarios

Todavía no hay comentarios. Sé el primero en hacerlo.

Déjanos tu comentario

Cargando...
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos. Si continúa navegando, consideraremos que acepta el uso de cookies. Acepto | Más información